ICPs

Las técnicas de espectroscopía atómica permiten el análisis elemental de la mayoría de los elementos de la tabla periódica. Mediante diferentes estrategias los elementos de una muestra se transforman en átomos o iones para ser analizados.

En las técnicas de plasma acoplado inductivamente (ICP) se introduce una corriente de Ar en un campo de radiofrecuencia donde la energía cinética de los iones Ar+ puede generar temperaturas de 8000ºC. A esta temperatura se produce la ionización, excitación y posterior emisión de radiación de los elementos  (átomos e iones)  presentes en la muestra. La medida de la radiación emitida en el plasma da lugar a la espectrometría de emisión óptica por plasma acoplado inductivamentente (ICP-OES), mientras que la medida de las relaciones masa/carga de los iones producidos en el plasma da lugar a la espectrometría de masas de plasma acoplado indicutivamente (ICP-MS).

Con las técnicas de ICP actuales la determinación puede ser simultánea (análisis de diferentes analitos en la misma inyección) y los intervalos de concentración que se pueden determinar en las disoluciones medidas son más amplios que con las técnicas de absorción atómica. Con ICP-OES, en función del elemento, se pueden determinar concentraciones desde mg/l a mg/l, mientras que con ICP-MS el intervalo de concentraciones medibles es de ng/l a mg/l.


Con la espectrometría ICP-MS, además de medidas cuantitativas, también se puede hacer un análisis cualitativo y estimaciones semicuantitativas sin necesidad de hacer calibrados con patrón de analito. Por otra parte, con esta técnica espectroscópica se puede obtener información isotópica.

Campus d'excel·lència internacional U A B